DE ÁRBITROS A DICTADORES.

Por Carlos Leal.

El Instituto Nacional Electoral (INE) es el ente encargado de organizar los procesos electorales y garantizar los derechos electorales de los y las mexicanas. Faltando a su objetivo el Consejo General del Instituto Nacional Electoral decidió suspender la realización de la consulta revocatoria sobre el presidente Andrés Manuel López Obrador programada para el día 10 de abril de 2022.

El consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova Vianello, presentó una propuesta para suspender la consulta revocatoria por motivos presupuestales, dicho proyecto fue respaldado por cinco consejeros más; Ciro Murayama, José Roberto Ruiz, Jaime Rivera, Dania Ravel, Claudia Zavala. En contra votaron; Uuc-kib Espadas, Norma Irene de la Cruz, Carla Humphrey, Adriana Favela y Martín Faz.

La consulta de revocación de mandato es el nuevo instrumento y derecho democrático con el que contamos las y los mexicanos, dicho proceso es de carácter constitucional y tiene como objetivo a solicitud de la ciudadanía,determinar la conclusión anticipada en el desempeño del cargo de la persona titular de la Presidencia de la República a partir de la pérdida de confianza. Solo para mencionar un ejemplo, pudimos revocar el mandato de Enrique Peña Nieto por motivos de corrupción.

“Con la concesión de la suspensión (desbloqueo de la decisión del INE) se favorece la continuidad de un ejercicio democrático y ciudadano. Además, el párrafo segundo del artículo 29 de la Constitución Política del país establece que los derechos políticos no pueden ser restringidos o suspendidos de manera general, por lo que la ejecución del Acuerdo del INE pone en riesgo el ejercicio oportuno del derecho de la ciudadanía a decidir si revoca o no el mandato”, han señalado dos de las ministras de la Suprema Corte, Yasmín Esquivel y Margarita Ríos-Farjat. Con la decisión de la Corte, el INE está obligado a continuar con el proceso.

No es la primera vez que el INE intenta tomar decisiones supraconstitucionales. México es un país de leyes, donde existen poderes compartidos y los dictadores no tienen cabida, mientras el INE se erige como el árbitro del juego este tipo de acciones los dejan al descubierto, dejan marcado un precedente donde a título institucional deciden suspender garantías político electorales de las y los mexicanos. No es el primer ni el último revés del INE ante la Corte, pero sin duda este último los deja en la lona, un instituto sin credibilidad.