MÉXICO MÁGICO.

Por Erles García.

Recuerdo que hace algunos años, platicando con mi hermano y un amigo, me decían de una forma frustrada y hasta con hartazgo, que no les interesaba nada de la política, de los funcionarios públicos, y menos de los partidos políticos.

En ese entonces, mi comentario fue decir que, sin nuestra participación como ciudadanos en la vida política no podríamos opinar al respecto, que era mejor conocer y empaparse de lo que acontece en el ambiente público, y tener una participación activa por más mínima que fuera, de esa manera estaríamos en condiciones de emitir juicio válidos y exigir nuestros derechos como ciudadanos.

Conocer sobre política y vida pública debe ser algo elemental en las y los ciudadanos, de lo contrario sólo conoceremos aquello que nos digan las redes sociales y los grupos de intereses propios.

Por lo anterior, considero de gran relevancia escribir un poco de lo que ha pasado con el tema de la Revocación de Mandato, que en adelante me referiré como RM, no sin antes comentar que pensé escribir en cualquier cosa, menos en esto, pero no sería congruente con lo dicho a mi hermano y a mi amigo hace unos años.

Primero que nada, debemos saber qué cosa es la RM. De manera sencilla podemos decir que, es votar para que continúe o no como presidente Andrés Manuel López Obrador. Es una dinámica ya presente en algunos países como Venezuela, Bolivia, Ecuador y Cuba, sólo en los dos primeros se llevó acabo, obteniendo como resultado que Evo Morales y Hugo Chávez continuaran en el poder.

Es importante saber que, el ejercicio de la RM debe ser solicitado por la ciudadanía, según lo establece nuestra Constitución en el artículo 35, sólo el INE promoverá la convocatoria para la RM.

Pero en marzo de 2019, López Obrador firmó una carta dirigida al pueblo mexicano diciendo que en 2021 se realizaría una consulta para preguntar a las y los ciudadanos si debería o no continuar con su mandato o renunciar. De forma que, se impulsó una Reforma el 20 de diciembre del 2019 para incorporar la figura de la RM en la Constitución. Por falta del presupuesto del INE, el ejercicio se trasladó al 2022.

Cuando cursé la carrera de derecho, había un profesor que continuamente utilizaba en las clases la expresión “México mágico” para referirse de un modo burlón que México estaba a merced de la clase política y sus gobernantes, que en nuestro país no se respetaban las leyes, o que simplemente no pasaba nada cuando se violaba un ordenamiento jurídico. Cada vez que escuchaba al profesor decir esa frase me desagradaba, y de cierta forma me resistía que fuera así de lamentable la situación.

Y sí, “México mágico”, donde lo ilegal se puede hacer legal, de modo que, el 17 de marzo del 2022, 25 días antes de la “jornada electoral” de participación ciudadana de la RM, el Congreso y Senado de la República, publicaron el decreto que permitía que funcionarios públicos, podrán opinar y promover la consulta de revocación de mandato.

Según el número 4 de fracción VIII del artículo 35 constitucional, estable que INE será quien promueva la participación ciudadana, y que desde la convocatoria y hasta la conclusión de la jornada, deberá suspenderse la difusión en los medios de comunicación de toda propaganda gubernamental de cualquier orden de gobierno.

Según nuestras leyes, no es legal la promoción de RM. Por ello el día de ayer 20 de marzo, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación determinó que lo decretado por los diputados y senadores el pasado 17 de marzo es inaplicable para la RM, el Tribunal quitó la barita mágica con la que se autorizaba a funcionarios públicos promover la RM.

Sigo convencido de que debemos permanecer de una manera activa en la política y en la vida pública de nuestro país, así conoceremos más de cerca la verdad, estaremos menos exentos de “la magia” que ocurre a nuestras espaldas.