POR UNA IGUALDAD SUSTANTIVA JUVENIL.

Por Kary Franco.

Debemos decirles a nuestras jóvenes que sus voces son importantes (Malala Yousafzai 1997).

En México se han desatado diversos famosos y multicitados movimientos en donde los principales actores en su mayoría son hombres jóvenes, por mencionar algunos como los fueron el de 02 de octubre en la matanza de Tlatelolco, el 07 de abril con la Federación de Estudiantes Universitarios de Sinaloa (FEUS) con el lamentable asesinato de 2 jóvenes estudiantes de la UAS, y las desaparición forzada de Iguala de 2014 en el caso Ayotzinapa, los cuales permitieron a través de toda una lucha elevar la voz y la participación política joven. Sin embargo, las mujeres jóvenes que participaron detrás de escenas se quedaron ahí simplemente, atrás.

Según el INEGI, el estado de Sinaloa cuenta con una población joven de 22.4%, casi un cuarto del total de la población de la entidad federativa, de las cuales el 11.1% son mujeres jóvenes y el 11.2% son hombres jóvenes.

Estas cifras de juventudes son muy similares una a otra, y aún a pesar de lo anterior, en lo laboral se han encontrado diversos espacios en los cuales la mayoría son ocupados por hombres.

Si de por sí el ser joven es a veces un impedimento para estar al frente de un puesto o trabajo importante porque existe el argumento de la inexperiencia de vida por la corta edad, por la supuesta inmadurez juvenil y demás obstáculos puestos por otras personas que practican la cultura del adultismo, ahora ni imaginar que a todo eso se sume, que suceda el que por ser mujer no se pueda acceder a alguna oportunidad laboral, sólo por ese hecho, por ser mujer.

Es común que se les dice que son jóvenes con ideas frescas y muy buenos elementos, pero que no hay tiempo para esperar a que crezcan y se hagan cargo.

En los trabajos dentro del servicio público, son pocas las mujeres que se ven liderando, son pocas las que son jefas, directoras, secretarias, incluso alcaldesas. Pero dentro de esos espacios existen lugares que se han convertido lamentablemente para las mujeres jóvenes: los puestos de asistentes, recepcionistas, auxiliares y otras funciones de mérito más, las cuales, muchas de ellas tienen una capacidad e inteligencia que se puede utilizar en su máxima potencia para trabajar en conjunto y de manera transversal a fin de lograr una eficiencia aún mayor en el lugar donde se encuentran del ámbito gubernamental para el bien de las y los ciudadanos.

¿YA LEÍSTE? | NADA POR AQUÍ, NADA POR ALLÁ.

Lo anterior y de reiterada cuenta, son decisiones que se han permitido gracias a la cultura del adultismo y el machismo en contra de las mujeres jóvenes que aún existe dentro de gobierno y política. No obstante, también hay que reconocer que poco a poco se ha estado eliminando este tipo de situaciones y se ha trabajado en la paridad de los gabinetes, pero lamentablemente se continúa observando muy rara vez a una mujer joven.

Sinaloa ha visto nacer a diferentes mujeres jóvenes inteligentes, fuertes, destacadas, hábiles. Y a pesar de ello, es muy raro ver dentro de un cargo importante o un puesto trascendental a una mujer joven por sus méritos académicos y sociales.

Actualmente hay paridad a nivel federal entre hombres y mujeres, pero aún sigue existiendo un porcentaje muy pequeño de juventud fémina dentro de los gabinetes, de acuerdo a la población de juventud del IMJUVE que destaca la edad de hasta 29 años.

Por su parte en Sinaloa, a nivel local se visualiza que también hay muy pocas mujeres jóvenes del rango de edad que establece la Ley de Juventud de Sinaloa trabajando en ámbitos gubernamentales 

Sin embargo, a pesar de que existe paridad, las mujeres que se encuentran son mujeres que rebasan los límites de la juventud de acuerdo a la ley.

Se necesita evitar que las mujeres jóvenes sufran doble discriminación en la transición hacia una igualdad sustantiva por ser mujeres y por ser jóvenes, y ni hablar de las que pertenecen en la comunidad LGBTTTIQ+, porque en este caso ya se pudiera mencionar hasta triple discriminación.

Es importante que las autoridades pongan un poco más de atención en Implementar políticas públicas con sensibilidad y perspectiva de género, dirigida a la juventud para seguir feminizando la administración pública, además, el crear y hacer espacios con paridad “juvenil femenil” dentro de los puestos públicos de real importancia para evitar la doble discriminación y así permitir la participación joven ya que la juventud no es el futuro, es el presente.

REDES SOCIALES DE KARY ISABEL FRANCO