BOLETOS DE MIEL.

Por Ana Quintero.

En las tierras sagradas de Twitter, el tema burbuja de la semana es Miroslava Valdovinos, la influencer detrás de la cuenta “CigarrosDeMiel”, pues promovió la reventa de entradas al Corona Capital. La polémica surge a partir de ver que estaba vendiendo más de 100 boletos a sobreprecio. 

La reventa de boletos es un delito, que desafortunadamente, se comete en casi todos los eventos deportivos y culturales en México. Especialmente si se trata de eventos importantes, o taquilleros, como los festivales de música que invitan a artistas internacionales.

La crítica contra Valdovinos fue que, además de reproducir prácticas abusivas con quien sería un consumidor final, estaba aprovechando su nivel de influencia en las redes sociales para generar ganancias de manera ilícita. Con el agravante de que vivimos en un país con altos niveles de impunidad, en el que la justicia pareciera que se puede comprar.

La polémica de miel nos da la oportunidad de observar de cerca lo que pasa, o podría pasar, con una persona que goza de ciertos privilegios debido a su fama y a su blanquitud: ¿Eliminar un perfil de Twitter en el que se confiesa un delito puede evitar que se le vincule a proceso al responsable? 

Si este delito lo comete una persona con menos poder o privilegios, ¿esquivaría consecuencias como pretende hacerlo Miroslava? 

Y finalmente, ¿Es el momento adecuado para que los congresos diseñen regulaciones pertinentes para las figuras influenciadoras o vamos a seguir pensando que si es virtual no es real?

Mientras encontramos respuestas a los hechos (y a mis preguntas), nos vemos el próximo viernes.