alberto tinajero

LA CRÍTICA Y LA ACCIÓN.

Por Alberto Tinajero.

Son tiempos de definiciones, no hay argumento que sea tan claro con relación  la coyuntura actual como el anterior, lejos de las posturas ideológicas partidistas a las que podamos hacer énfasis, es más que claro que por un lado tenemos un sector profundamente ideologizado por la prensa nacional que en distintos espacios replica lo que leen y escuchan en muchas ocasiones sin preguntarse si los datos o los motivos detrás de las descalificaciones son legítimos.

En este sentido, la crítica juega un papel fundamental para descalificar cualquier acción sea buena o mala, por el simple hecho de quién la realiza, cuestionando las motivaciones o los resultados que se producen pero en ninguno de los casos sin abonar alguna propuesta que defina como es que esas personas podrían hacer las cosas diferente. A lo largo de nuestra historia tenemos múltiples ejemplos de que son los que actúan los que tienen hoy un espacio en la memoria nacional, esos héroes son definidos por sus acciones en la construcción de México no solamente por sus intenciones.

La simple critica de la situación actual es ocupada como un instrumento “político” de la oposición para dividir ideológicamente a la población mexicana, personalmente encuentro contradictorio que la hoy oposición ataca vigorosamente cualquier propuesta u acción sin proponer alternativas viables para su visión de país, en la mayoría de los casos solo se discute o se descalifica con base en posturas, pero no se construye en conjunto por el bien de nuestra comunidad.

¿YA LEÍSTE? | ELLOS TAMBIEN CUENTAN.

Son numerosos los espacios donde se critica sin sustento, pero también con algunas excepciones disruptivas hay medios que buscan fomentar un pensamiento crítico, cuestionando si lo establecido por un lado o por otro es correcto, veraz o justificado. Sin embargo, los medios de comunicación tradicionales han infantilizado la idea de ver las coyunturas con base en extremos, donde siempre hay un “bueno” o un “malo” calificando todo en un contexto de claroscuros donde no hay nada que pueda permanecer neutral.

Del mismo modo justamente estos medios son los que se han visto mayormente beneficiados en comparación con sus pares internacionales, en las cantidades que tradicionalmente habían sido pagadas por algunos grupos cupulares, para controlar la información que se nos presentaba y profundizar una polarización rampante que nada tiene que ver con la búsqueda de resultados, sino la simple descalificación a quienes pensamos diferente.

Concluyo con mencionar que en un país plural como el nuestro, donde no es lo mismo lo que vivimos territorialmente  en el norte, sur o centro; Es necesario tener múltiples visiones de nación, no podemos esperar que la verdad sea un monopolio establecido por los que se sienten los ”buenos” y descalificar como “los malos” cualquier ideología alejada la propia. Criticar nos permite darnos cuenta de lo que está mal, proponer nos obliga a comprender las problemáticas para darles solución, pero accionar es lo siempre dará resultados. Es verdad que hoy más que nunca son tiempos de definiciones, la pregunta obligada es ¿cuál camino necesita México, la simple crítica o la acción?

REDES SOCIALES DE ALBERTO TINAJERO