SOBRE LA MESA.

Por Francisco Ponce de León.

Sobre la mesa se encuentra uno de los conflictos que se han mantenido constantes durante el periodo del gobernador Rubén Rocha Moya. Recordar por allá del 2018, en el cierre de campaña del actual presidente de la república, el Dr. Rocha Moya siendo candidato al senado de la república por la coalición Juntos Haremos Historia hizo uso de la voz en el concurrido mitin en donde realizó una declaración que causó revuelo: “Hay que desterrar el cacicazgo político que ahoga a la Universidad Autónoma de Sinaloa”.

De aquella frase solo quedaron las intenciones, ya que para 2021, Rocha Moya se encontraba entre la espada y la pared al haberse concretado una alianza electoral entre el Partido Sinaloense (PAS) y el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) para competir por la gubernatura del estado. Alianza que se fraguó en las altas esferas del Comité Nacional y que se pusieron todas las cartas sobre la mesa, en Sinaloa Morena no tenía suficiente estructura electoral y el Mtro. Cuén Ojeda, líder en aquel entonces del PAS, ofreció un regalo que, por supuesto, los dirigentes nacionales no rechazaron. Es así como el candidato no tuvo de otra y aceptó el apoyo de la precisa, pulida y aceitada estructura electoral con la que cuenta el PAS para hacer de la contienda, una victoria aplastante y fulminante de la cual no quedó duda: Sinaloa sería de Morena.

El tiempo pasó y como piezas de ajedrez las piezas se fueron moviendo hasta llegar al inicio de la gestión de Rocha Moya como gobernador del estado, repartiendo secretarías, dependencias gubernamentales, organismos descentralizados y demás instituciones públicas que están plasmados en el organigrama de gobierno del estado. Ya anunciado el gabinete, Cuén Ojeda se situaba en una de las secretarías con mayor recurso presupuestal y con una enorme tarea para todos los sinaloenses: garantizar la calidad y calidez en la atención a la salud de los sinaloenses.

Se sabía que la relación entre el gobernador y el secretario de salud no era buena, habían tenido sus roces en el pasado y las heridas no habían sanado. Tan fue así, que empezaban las declaraciones en los medios sobre la forma de trabajar de cada uno, empezando a vislumbrarse lo que hoy conocemos: ruptura y deslinde total.

El 11 de mayo fue el día en el que todo se empezó a derrumbar. El Mtro. Cuén Ojeda recibe en su escritorio el oficio de remoción de su cargo como secretario de salud. En medio de declaraciones por parte de ambos bandos, salieron a defender su imagen y argumentando que su postura era la adecuada ante los medios de comunicación. Desde ahí se inició una guerra campal entre Rocha Moya (Gobierno Estatal – Morena) y Cuén Ojeda (PAS).

Desde aquel momento, el gobierno de Rocha Moya se empezó a sacudir de todos aquellos servidores públicos que tuvieran relación directa con el PAS, iniciando así una revisión a fondo de todos los organigramas y designación de solicitar la renuncia al personal. Unos salieron por la puerta de atrás, mientras que otros trataron de salir con la frente en alto, agradeciéndole la oportunidad al gobernador y retirándose a las oficinas del comité ejecutivo estatal del PAS para pensar y formular una estrategia de acción urgente.

¿YA LEÍSTE? | REFLEXIONES.

Esta semana, el conflicto anterior ya llegó con todo a la torre de rectoría de la Universidad Autónoma de Sinaloa (UAS), con declaraciones del gobernador sobre la injerencia que tiene el PAS sobre los funcionarios principales al difundirse una lista con directores de las diferentes unidades militantes del PAS.  Adicional se hizo una investigación sobre el salario mensual de diferentes personajes de la lista antes mencionada, haciendo alusión a que muchos de ellos ganaban más que el presidente de la república.

Este conflicto seguirá escalando hasta llegar a las últimas consecuencias. Hay una guerra política presente y los bandos están más que definidos. Una de las características de la cuarta transformación es la utilización de todos los poderes (ejecutivo, legislativo y judicial) para hacer la justicia que más convenga y que sea redituable electoralmente hablando. Por otro lado, el PAS y su líder moral, el Mtro. Cuén Ojeda, ha demostrado que sabe perfectamente los movimientos en la política, el llamado colmillo político ha predominado en cada una de las decisiones que han tomado y están apostando todo por el proyecto político que se avecina.

Por último, lanzo unas preguntas que, posiblemente, den respuesta a un futuro que denota incertidumbre, miedo e irresolución:

¿Auditoría? ¿Reforma a la Ley Orgánica de la UAS? ¿Inicio de proceso judicial por peculado a algún personaje de la UAS o PAS? ¿Acuerdo y negociación? ¿Surgirá mágicamente un intermediario que calme las aguas? ¿La nueva presidenta del Comité Ejecutivo Estatal de Morena seguirá la línea estatal o nacional?

REDES SOCIALES DE FRANCISCO PONCE DE LEÓN.