Durmiendo con el enemigo.

Por Silvana Villanueva.

Hace días perdiendo el tiempo en las redes sociales, me encontré con una noticia “ Asesinan a Maestra a golpes”, esto sucedió en el Estado de Nuevo León, donde la victima Jhoana Ligues de 24  años de profesión maestra de prescolar fue una víctima más del feminicidio en nuestro país, Jhoana no estaba pasada de copas, no llevaba mini falda, no caminaba sola a altas horas de la noche en una calle oscura, al contrario Jhoana fue encontraba por su familia asesinada a golpes en donde debería ser un espacio seguro para todas y todos, su hogar, el feminicida es nada más y nada menos que su esposo, Jhoana teníasolamente cuatro meses de casada. 

Pero a lo largo de tiempo, cuantas historias tan lamentables como la de Jhoana hemos leído en las redes sociales o escuchado, en nuestro Estado la violencia en el noviazgo y la violencia familiar aumenta día con día, si bien es cierto uno de los efectos de la pandemia por el Covid-19 fue el aumento de denuncias por violencia familiar, la realidad es que esmuy difícil en muchas ocasiones percatarnos que alguna amistad o familiar está pasando por violencia familiar o en el noviazgo, en Sinaloa han pasado situaciones como la de Kenia María Nuñez López que fue asesinada por su ex pareja en la Sincatura de Costa Rica del Municipio de Culiacán, Sinaloa, o el brutal asesinato de Karely de 31 años de edad, la cual fue asesinada a machetazos por su esposo un día después del Día Internacional de la Mujer.

Al leer diferentes publicaciones compartidas en diferentes redes sociales, la frase más celebre que a la que hacen mención es “vete a la primera”, que sean más precavidas o selectivas a la hora de escoger s a su pareja, que no toleren abusos de ningún tipo, dando entender que nosotras como mujeres somos las responsables de lo que nos pueda suceder o nos sucede en dado caso, por el hecho de haber “escogido” a nuestra pareja, por tolerar o quedarnos con nuestras parejas, deslindando totalmente de su responsabilidad al agresor, ya que a como dan entender en varias publicaciones las que debimos ser más selectivas o precavidas, que debimos denunciar a tiempo

Lo que lamentablemente es cierto es que muchas ocasiones solo se necesitó una primera ocasión para que termine en feminicidio, de igual manera dentro de las publicaciones que compartieron encontré una que era de una amiga de la víctima la cual hacía mención que el feminicida había sido un excelente novio que apoyaba a la víctima en diferentes ocasiones y le sorprende de que esa misma persona fue la misma que termino con la vida de su amiga a golpes, creo que absolutamente nadie está preparado psicológicamente o es lo suficientemente alerta para identificar cuando nuestra pareja pudiera ser alguien que se convierta en nuestro agresor, muchas veces la persona más maravillosa, inteligente, amorosa, detallista, puede con convertirse en un agresor, y para cuando la víctima logra identificar o sufre su primer acto violento o agresión ya es demasiado tarde, ya que muchas de ellas por vergüenza, negación o trauma psicológico no se animan a externarlo con algún familiar o amigo, mucho menos denunciar. 

Si bien es cierto la cultura de denuncia ha crecido, pero de la misma manera el aumento de los índices de violencia contra las mujeres; en cuatro años las violencia doméstica en Sinaloa ha aumentado un 36%, las violaciones sexuales un 43% y los feminicidios un 17%, siendo el Municipio de Culiacán es el que más denuncias y feminicidios tiene, siendo este la segunda ciudad con mayores índices de feminicidio. 

Es necesario es fortalecer nuestras políticas publicas ya existentes en materia de prevención, sanción y erradicación de todo tipo de violencia contra la mujer, re culturizar a la sociedad para erradicar todas esas conductas machistas, educar a la niñez y a los adolescentes para que aprendan a identificar cuando están siendo violentados o en dado caso que alguna amistad o familiar está siendo víctima de violencia, el realmente hacerle saber tanto a las niñas, adolescentes y mujeres que no están solas, que realmente tienen un gran respaldo tanto como de amistades, familia y autoridades para alzar la voz y denunciar, el hacerles saber que existen medidas preventivas que pueden utilizar y solicitar, y que al denunciar no habrá consecuencias en su contra. 

De igual manera, por parte de las autoridades necesitan ser capacitados en materia de perspectiva de género, la creación de protocolos y acciones más efectivas ya que capacitando y fortaleciendo a las autoridades con perspectiva de género, permitirá un mejor acceso a la justicia a las mujeres víctimas de violencia por razones de género con el fin de así evitar la revictimización. 

Mujeres como Jhoana, Kenia, Karely y muchas más no merecían que su luz fuera apagada en manos de que querían y confiaban, pero tampoco merecían que las personas en las redes sociales las juzgaran y las responsabilizaran por la pareja que escogieron tener a su lado.