El aquí de mí ahora.

Por Cristal Valenzuela.

Hace un año, aproximadamente, me animé a hacer eso que desde hace mucho deseaba pero que por alguna u otra razón terminaba por postergar, así es, publicar mis pensamientos. Desde niña la escritura y la lectura se convirtieron en mis fuertes aliados para pasar el tiempo, siempre fui la que mientras todos platicaban en sus tiempos libres en clase, se centraba y se perdía en su mundo escribiendo sobre su vida o creando historias en su mente.

Cuando decidí pedirle a Politikmnte un espacio en la sección Vox Populi, la cual busca dar cabida a quienes deseen manifestar una idea, fue justo bajo la inspiración de ver a jóvenes a lo largo y a lo ancho del estado, subirse a tribuna y expresar el sentir de alguna lucha a través de la Incubadora de Legisladores en el Senado de Republica, fue justo ahí cuando dije “Yo también puedo, pero a mi modo”.

Lo que para cualquiera pudiera ser sencillo para mi introvertida personalidad no lo era en lo absoluto, me generaba emoción y nerviosismo que alguien más supiera mi pasatiempo y claramente me asustaba un poco la idea de no ser buena haciéndolo, al final del día, era yo misma, era yo expresando lo que yo sentía y cuando algo tan personal lo expones más allá de tu realidad el nervio es inevitable.

Mi miedo al que dirán, al no encajar con mis palabras existía al momento de querer escribir, pero entendí que el miedo es natural es un sentimiento que habita en nosotros y que nos alerta de posibles situaciones y es por ello que el miedo lo convertí en ánimo para agradecerle que me mantenga alerta pero al mismo tiempo para demostrarle que solo es un sentimiento, que es normal, que lo acepto y que asumo el riesgo.  

Una vez publicada fue bien recibida, me hablaron conocidos para felicitarme, me emocioné. Puedo decir que elegir un solo tema no es lo mío, no se me da centrarme en una sola cosa, me adapto a teclear mi sentir y al ser alguien que siente mucho puedo tocar cualquier tema y es justo eso lo que me hace fiel a lo que hago, que todo sale del corazón y el pensamiento hacía fuera.

En noviembre del 2021 justos dos meses después de mi primer columna, recibí el mensaje de un amigo, me comentóque desde uno días antes había decidido dedicar su tiempo a escribir unas cuantas líneas y que se había comunicado con el portal para saber si era posible hacerlo público, justo a esas palabras que leí en el mensaje, anexó una frase que al día de hoy forma parte de mi carrete en el celular a través de una captura de pantalla, guarde unas palabras que tocaron mi corazón, “Haz inspirado a alguien a escribir.” En ese momento supe que había tomado una correcta decisión.

Decidí escribir estas palabras en honor a los que alguna vez han tomado la iniciativa de darle “Click” a mí “Aquí y Ahora” a los que me hablan para darme su opinión, tanto critica como objetiva, porque para mí significa mucho, imagínense lo hago por gusto y encima les gusta. 

¡Gracias por ser parte de mi mundo a través de su lectura a mis columnas!

REDES SOCIALES DE CRISTAL VALENZUELA