PARA AVANZAR EN LA REFORMA ELECTORAL, MORENA RECONOCE QUE TENDRÁ QUE CEDER ANTE LA OPOSICIÓN.

Ciudad de México.- El diputado de Morena, Hamlet García Almaguer, secretario de la Comisión a la reforma político electoral, aseguró que hay condiciones óptimas para que avance la reforma electoral en San Lázaro, aunque reconoció que habrá temas en los que su grupo parlamentario deberá ceder.

En entrevista con Los Periodistas, García Almaguer dijo que hay condiciones para que la reforma electoral alcance la mayoría calificada en la Cámara de Diputados; no obstante, reconoció que Morena tendrá que ceder con el PRI y el PRD para alcanzar acuerdos.

“Sí, existen condiciones políticas para lograr la mayoría de dos terceras partes. Hace un mes cualquiera hubiera reído ante la posibilidad de avanzar en una reforma electoral… de lo que sí tenemos que estar conscientes es que lamentablemente en la mesa de negociación hay que ceder”, señaló.

Aseguró que en caso de aprobarse la reforma electoral propuesta por el presidente Andrés Manuel López Obrador se vencería cualquier derecho individual.

Por otro lado, García Almaguer alertó que dentro del Instituto Nacional Electoral (INE) buscan dejar a sus incondicionales en las áreas directivas del servicio profesional.

El morenista aseguró que en el partido están conscientes de quién es Edmundo Jacobo Molina, secretario ejecutivo del INE, desde 2008, y de su influencia dentro del órgano, por lo que buscarán limpiar al Instituto.

“En la bancada de Morena estamos plenamente conscientes de quién es Edmundo Jacobo y también de la estrategia que ha tomado el INE en los últimos meses y que ha sido señalada por el propio contralor interno sobre cómo están jugando con las designaciones en las estructuras internas precisamente buscando dejar a sus incondicionales en las áreas directivas del servicio profesional”, sostuvo el legislador.

García Almaguer detalló que Edmundo Jacobo Molina fue nombrado en junio de 2008, como secretario del antiguo IFE; no obstante, en febrero del 2020, el INE aprobó su reelección por seis años más, lo que significa que ocupará la plaza por 18 años.