alberto tinajero

¿Y en México cuándo?

Por Alberto Tinajero.

Con el triunfo de Lula como presidente de Brasil en las pasadas elecciones del 30 de octubre, se fortalece una postura ideológica particularmente  inclinada a la izquierda en América latina.

Con lo anterior, se vislumbra un panorama de oportunidades que vale la pena analizar en el contexto internacional actual. En distintos medios se lee la iniciativa presentada por 11 ex presidentes y cancilleres de las principales naciones emergentes de América del Sur, que instan a la reactivación de un proyecto que ya existía desde el año 2008, pero que las diferencias políticas evitaron que se llevara a cabo.

La propuesta propone la reorganización del bloque “Unión de Naciones Suramericanas UNASUR”, está propuesta surge de la tendencia internacional a organizarse en torno a bloques de cooperación, que pueden constituirse como un motor de desarrollo regional.

La integración de éstos países de manera multilateral, que en algunos casos ya son principales socios comerciales de China o la Unión Europea, tal es el caso de: Brasil, Chile, Perú, Uruguay y Argentina; Surgen de que hoy varias de estas naciones están gobernadas por la izquierda y la iniciativa de fondo  plantea: facilitar la migración, combatir el cambio climático, construcción de sistemas de movilidad y fomentar el desarrollo regional.

 Lo anterior, nos obliga a reflexionar nuestra posición en el plano internacional bajo el actual reordenamiento político, económico o social, donde es inminente el surgimiento de nuevos liderazgos y México no debe ser la excepción.

Pienso que en el 2024 tendremos la oportunidad de elegir entre múltiples visiones de nación, pero nuestras prioridades debe estar en la educación como parte fundamental de la innovación y el desarrollo, el fortalecimiento de nuestra industria, disminuir los índices de inseguridad, así como el medio ambiente, particularmente el cuidado de nuestra flora, fauna y por supuesto el agua.

En México se habla mucho sobre el futuro, pero éste se debe construir en el presente cuando se es lo suficientemente osado para actuar y la simple crítica, sustentada en moralidades a cuestas, jamás han dado resultados.

Hasta la próxima semana.