Unid@s contra el Plan B.

Por Luis Ángel Guatimea.

Viene una nueva batalla de la ciudadanía + sociedad civil organizada + partidos políticos de oposición, contra los intentos de la 4T de destruir al INE.

Mientras las dirigencias del PAN, del PRD y del PRI presentaban acciones de inconstitucionalidad en contra el llamado plan B de reforma electoral ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN); la sociedad civil organizada, reunida en al menos 50 organizaciones sociales comenzó a convocar a una concentración en el zócalo de la CDMX para el domingo 26 de febrero, donde se dará seguimiento a la marcha en defensa del INE que se realizó el 13 de noviembre de 2022.

El Presidente dice que nada más él llena el zócalo pero por lo visto ante la próxima concentración del 26 de febrero se podría quedar muy corta cualquier movilización que haya realizado López, incluyendo la reciente marcha de “auto respaldo” donde se volvió a poner sus botas de campaña.

Las acciones del mandatario federal nos hacen ver que lo que busca es ganar a la mala lo que ya no pudo ganar a la buena, en el 2018 el presidente gana con el 53%, pero ya en el 2021 toda la oposición en su conjunto sacó más votos que el propio gobierno del presidente y lo que transmite es miedo de que en el 2024 vayan a arrasar a su partido.

Recientemente Santiago Creel Miranda, el presidente de la mesa directiva de Cámara de Diputados, explicó en entrevista con Joaquín López-Dóriga que se están impugnando la Ley General de Comunicación Social y la Ley General de Responsabilidades Administrativas. En tanto que las cuatro leyes restantes de la reforma continúan en el Senado y probablemente su proceso legislativo avance hasta febrero. En cuanto a las dos leyes que están impugnando, el asunto que se busca revisar es que todos los servidores públicos ahora tendrían permitido hacer campaña electoral, ¿SE IMAGINAN?, de por sí, la participación de los funcionarios públicos en elecciones ha sido descarada, existiendo la eliminación de estos candados será un hecho que descuidarán sus labores por dedicarse de lleno al proselitismo. En segundo lugar, que sólo se consideraría propaganda electoral lo que tenga un pago oficial de por medio, promoviendo que todo se haga “en lo oscurito”, hasta los convenios de propaganda.

La ciudadanía, la sociedad civil organizada y los partidos políticos de oposición debemos seguir trabajando de la mano para detener la destrucción de la democracia y lograr la construcción de un país más justo e igualitario.

Los invito a que sigamos participando, diciendo fuerte y claro “YO DEFIENDO AL INE” en cada marcha o concentración a la que se nos convoque a través de la sociedad civil organizada. Nos vemos el 26 de febrero en el zócalo, o en el lugar que se establezca para manifestarnos en Culiacán. #PorMéxico