¿Nueva ruptura?: Sin PRD, PAN y PRI reafirman su alianza.

México.- Las dirigencias nacionales del PAN y del PRI confirmaron la división de tareas de la alianza Va por México rumbo a los comicios de 2023 y 2024: el tricolor llevará el proceso de selección en el Estado de México y en Coahuila, mientras que el blanquiazul será responsable de conducirlo para definir al abanderado presidencial y para la gubernatura de la Ciudad de México. El PRD quedó fuera de esta “repartición”.

En un comunicado conjunto los dos partidos dieron fe de lo anterior y se comprometieron a proponer perfiles competitivos, a sumar partidos opositores y a incluir la opinión de la sociedad civil en los procesos:

“En todos los procesos podrá participar cualquier ciudadano con o sin militancia partidista, considerando siempre perfiles competitivos, capaces de crecer, ganar las elecciones, defender la agenda parlamentaria pactada y constituir buenos gobiernos de coalición en el 2023 y 2024”.

Refrendaron su compromiso de trabajar juntos los tres partidos en la selección de consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) y de los magistrados del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF); además de que aseguraron ir juntos en el Congreso tras el inicio de las sesiones ordinarias.

PRD y el “reparto de candidaturas”

El PRD ya ha pedido a las dirigencias del PAN y del PRI, con quienes conforma la alianza Va por México, que se analice el método de elección de candidatos con el objetivo de que se pueda haber un avance en la coalición electoral rumbo al 2024

“Sostenemos que el método de elección, hoy más que nunca, es de esencia y contenido democrático; no es una cuestión de forma”, argumentó Jesús Zambrano, dirigente nacional del PRD, quien también se ha expresado en contra de una “pretendida” repartición de candidaturas.

“A nuestro juicio sería un grave error estratégico que los partidos quisieran asumir la potestad exclusiva de decidir e imponer la candidatura presidencial y las correspondientes a los principales cargos de elección popular, como si se tratara de una mera repartición de cuotas de poder sin escuchar las voces y propuestas de la sociedad civil y de sus múltiples liderazgos”.